Lo que vivimos, tal como lo vivimos, depende de nuestra programación mental y sistema de creencias.

Las creencias son ideas que aceptamos como verdaderas que ocupan un espacio mental que se materializa en nuestra vida.

A través de nuestro sistema de creencias, damos sentido y significado a nuestro modelo del mundo.

Cuando una creencia se instala de forma consistente, la mente no tiene en cuenta nada que no case con ella.

La mayor parte tienen que ver con la edad prenatal, la niñez, la infancia y adolescencia, en la que vamos aceptando buena parte de lo que se nos dice.

Lo más importante no es lo que ocurrió, sino la creencia que nos formamos.

Cuestionarse acerca de la dudosa proveniencia de tus creencias, puede ser suficiente para ir deshaciéndote de ellas.

El cerebro es el ordenador programado para vivir la realidad mental.

La mayor parte de los programas son inconscientes. Por ejemplo…El programa mediante el cual el corazón late.
Cuando hablamos de conductas, hábitos, emociones, paradigmas…También hablamos de Programas!

La manera en como vives depende de los Programas que hayas instalado.

Programamos la mente subconsciente cuando revivimos sucesos parecidos, reales o imaginarios, durante cierto tiempo.

Dichos programas son estimulados por la información que recibimos del exterior, dando respuestas EMOCIONALES que hacen que lo que PERCIBAMOS parezca REAL!